Primeras líneas de Háblame Luna

Sus ojos se humedecieron de repente al escuchar la noticia. Su instinto la llevó a cerrar con un portazo. Allí lo dejó, con la palabra en la boca. Recorrió el pasillo a toda prisa sin saber muy bien hacia dónde dirigir sus pasos. En el fondo, a quién le importaba su avanzar errático. Pese a la mirada emborronada que la empujaba a dar bandazos, su única premisa era huir de aquel lugar. El taconeo apresurado le martilleó el cerebro mientras trazaba mentalmente el camino hacia las escaleras.

Alcanzó la calle en cuestión de segundos. En la vida había bajado unos peldaños tan rápido. Lo hizo sin ser consciente del riesgo propio de su premura. Reinaba en ella el caos absoluto, un desconcierto que no acertaba a comprender y que desgobernaba sus sentidos.


SIPNOSIS

La gran ciudad acoge acoge la historia de Alan y Luna, cuyas vidas anónimas se entrelazan y distancian en medio de la ignorancia de sus protagonistas, y donde un libro extraviado se convierte en el lazo que ata y desata todos sus vínculos.

Translate

viernes, 22 de agosto de 2014

Una esponja mojada

Y la frase de la esponja mojada, es curioso, pero eres el primero que me habla de ella, y creo que es una de las más brillantes (sin especificar la intensidad de ese brillo) que tiene el libro. Te hablaré de su origen y tan solo lo haré aquí, pero imagínate plantado en una estación de tren cualquiera, una mañana de verano que nunca deseas que se presente y en la que despides, tal vez para siempre, a la mujer que te ha hecho sentir único, imagina un beso en la mejilla y una maleta que se arrastra tristemente hacia un vagón. Su figura desaparece a los pocos segundos, y es en ese momento cuando tu alma se desmorona y en tu mente se recrea una vieja melodía de añoranza temprana. Imagina que tu mar, por pudor contenido hasta ese instante, comienza a soltar lastre. Aunque rodeado de gente extraña, al menos lo haces en privado, ella ya se ha ido. Sin embargo... ella, la mujer que te ha hecho sentir único, la que te ha hecho brincar de vida y la que te ha desmadejado por dentro, baja del tren y corre a tu lado para consolar tu destemplanza y compartir desazón. Acaba en ternura, acaba en promesas, acaba en esponjas mojadas, encogidas y supurando, acaba en un último reconocimiento de mejillas y en miradas cómplices, pero acaba en adiós.

2 comentarios:

  1. Rafa, soy Dani, el primo de Natalia, si miras la última entrada de mi blog, verás una foto de la luna, si crees que te puede servir para algo de promoción o así, dímelo que de la dejo encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, sencillamente espectacular tu blog. Le he dado un repaso y las fotos me han parecido sensacionales. La de la luna sobre la catedral de Tarragona es sublime, pero en el caso de la novela, Luna es nombre de mujer.

      Eliminar

Visitas desde el 5/03/11

La imagen de fin de año

La imagen de fin de año
Entre gritos y pitos...